Quiso asustar a sus padres pero se mató accidentalmente

Quiso asustar a sus padres pero se mató accidentalmente

0 714

Una estudiante de 13 años de edad se mató accidentalmente a sí misma por querer asustar a sus padres después de haber tenido una discusión. Según los padres de la adolescente, ella no tenía intenciones de matarse, sino que sólo quería desmayarse para causarles un susto.

Su nombre era Francesca Cushion, una chica de Liverpool, que había sido diagnosticada con autismo. Frankie fue encontrada inconsciente en su habitación por su padre y fue declarada muerta en el hospital poco después.

Anita Bhardwaj, forense de Liverpool, dijo que no podía estar seguro “más allá de toda duda razonable” que Frankie había tenido la intención de suicidarse. Volviendo a un veredicto de muerte accidental, ella dijo: “Es más probable que improbable que el comportamiento de Frankie fue causa de una discapacidad”.

 

Deja tu comentario