INVASIÓN DE CASCARUDOS EN UNA CIUDAD DE LA PAMPA

INVASIÓN DE CASCARUDOS EN UNA CIUDAD DE LA PAMPA

0 489

La ola de calor intenso que golpea a gran parte del país obligó a Santa Isabel, un pueblo de la provincia de La Pampa, a enfrentar un trastorno adicional que no estaba en sus planes: la invasión de millones de bichos cascarudos en casas, patios, jardines, piletas y parques. Si bien con el aumento de la temperatura estos insectos salen de la tierra para completar su ciclo reproductivo, la enorme cantidad sorprendió a sus habitantes.

El diario local Infohuella publicó una serie de fotos de los insectos en distintos lugares de la localidad, ubicada a 320 kilómetros al oeste de la ciudad de Santa Rosa, capital de la provincia. Las imágenes son impactantes y dan cuenta del incontable número de cascarudos que obligó a las autoridades a desplegar una inédita estrategia para combatirlos: cortar la luz en las calles.

Según dijo Cristian Echegaray –vice intendente a cargo del municipio de Santa Isabel– detalló los cascarudos han provocado daños y malestar en los vecinos. La medida que tomó fue apagar el alumbrado público. “Están en todas partes. En domicilios particulares, en comercios. Me reuní con el Concejo Deliberante, Bomberos Voluntarios, Policía y personal de la Administración Provincial de Energía (APE) para consensuar una medida. Se resolvió apagar el alumbrado público, ya que este insecto busca los lugares con iluminación”, sostuvo.

La presencia masiva de los cascarudos -pertenecientes a la familia Melolonthidae (Coleoptera)- puede ocasionar, por ejemplo, que las membranas de los techos se levanten, los desagües se tapen y que los techos se rompan. Es que al ser millones de insectos, su peso puede afectar estructuras enteras.

Los vecinos viven un trastorno con la presencia masiva de los insectos Los vecinos viven un trastorno con la presencia masiva de los insectos

Omar Sabaidini, jefe de la Departamental de Santa Isabel, dio detalles al diario de los daños que están provocando los cascarudos en el pueblo. “Es impresionante la cantidad que hay. En algunos casos, dañaron techos de construcciones. En la comisaría levantaron la membrana y en un local comercial el cielo raso. En la Estación de servicios taparon los desagües”, expresó.

Por su parte, la comunicadora meteorológica, Cindy Fernández -integrante del Servicio Meteorológico Nacional- siguió el fenómeno en las redes sociales y dio algunos datos sobre los animales. “Son inofensivos pero vuelan sin control y golpean con fuerza a todo lo que se encuentran”, detalló.

Una pileta llena de cascarudos Una pileta llena de cascarudos

“Las hembras se conocen con el nombre de cascarudo y son capaces de volar, aunque su vuelo es algo errático y poco controlado. A pesar de que son completamente inofensivas, estos insectos pesados chocan violentamente con todo lo que se cruza en su camino, por lo que se recomienda cubrir cara y ojos para evitar lesiones por impactos”, agregó. “Los machos se denominan bichos toritos debido a una pinza que posee cerca de su cabeza que es similar a dos cuernos y no es capaz de volar”, explicó.

Según informó el Diario de La Pampa, los policías de la comisaría local retiraron una cantidad importante que estaban en el techo de la dependencia. De acuerdo con el medio, fueron cinco cajas completas. En ese sentido dijeron que los cascarudos llegaron a levantar parte de la membrana del techo del edificio.

El fenómeno comenzó a verse la semana pasadaEl fenómeno comenzó a verse la semana pasada

La ingeniera agrónoma, Selene Niveyro, doctora en ciencias biológicas, docente de la Cátedra de Zoología Agrícola de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Pampa e investigadora asistente en el CONICET, sostuvo a InfoHuella que la solidez del cuerpo y la protección mecánica que tienen por sus alas esclerotizadas les permite enterrarse, excavar y escabullirse en lugares inalcanzables para otros insectos. “Si bien presentan piezas bucales masticadoras, no pueden producir daño a las personas, pero si las molestias por el roce con su cuerpo duro y compacto y las espinillas que presentan en los tres pares de patas”, explicó.

Por lo pronto, Santa Isabel permanece a oscuras a la espera que los inesperados visitantes y la ola de calor se vayan. Están en el campo y el viernes se podía observar cómo se dirigían hacia el casco urbano. Caen a los techos como si fuese granizo y también se los puede ver en la ruta, golpeando en el parabrisas o techos de los autos que circulan. Ahora decidimos estar con el pueblo a oscuras por unas horas, esperamos que de resultado”, sostuvo el intendente.

Deja tu comentario