CÓRDOBA: LOS GREMIOS ESTATALES MARCHAN CONTRA EL AJUSTE DE LA CAJA JUBILATORIA

CÓRDOBA: LOS GREMIOS ESTATALES MARCHAN CONTRA EL AJUSTE DE LA CAJA JUBILATORIA

0 23

Los gremios estatales aspiran a plasmar hoy una primera demostración de fuerza, cuando marchen hasta el Centro Cívico para manifestar su rechazo a la reciente reforma jubilatoria.

Ayer, en un plenario bajo el amparo de la CGT Regional Córdoba, los dirigentes acordaron los aspectos “operativos” de la protesta, que contará con el apoyo de los cuerpos orgánicos de algunos gremios privados como la Unión Tranviaria Automotor (UTA) y Uecara del Interior (peajes), entre otros.

De todos modos, el grueso emanará de las organizaciones estatales. El principal inconveniente es que los docentes y la mayoría de los empleados públicos ya están en receso.

En total, aspiran a movilizar entre 2.000 y 2.500 personas con delegados del gremio de edu­cadores (UEPC), del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), 
el Sindicato de Municipales (Suoem), la Bancaria y la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial (AGEPJ).

El líder de esta última, Federico Corteletti, opinó que la reforma previsional “configura una grosera violación a los derechos de los trabajadores”.

La Unión del Personal Superior (UPS) adhiere, pero a través de la CGT Rodríguez Peña, encolumnado detrás Gabriel Suárez, de Luz y Fuerza Córdoba, que pondrá a sus delegados, además de las restantes regionales de ese gremio.

También habrá agrupaciones políticas: la fracción del radi­calismo que lidera Dante Rossi, 
el Partido de los Trabajadores ­Socialistas (PTS), el Partido Obrero y la Izquierda Socialista, entre otros.

Los sindicalistas asumieron su compromiso para evitar infiltrados. En la reunión, que fue encabezada por el titular del SEP y de la CGT Córdoba, José Pihen, y por el secretario adjunto Ricardo Salerno (UTA), sobresalió el malestar por la manera en la que se introdujo la reforma a la ley jubilatoria. El cambio consiste en un recálculo de los haberes que, en la práctica, implica dejar de pagar el 82 por ciento del salario bruto para pasar a reconocer el 73 por ciento de ese parámetro.

Al respecto, el gobernador Juan Schiaretti dijo respetar 
la posición de los gremios, pero argumentó que “es una decisión que votó el 80 por ciento del poder político provincial” para “salvar definitivamente a la Caja”.

La bandera que enarbolan los sindicalistas es la de la irreductibilidad de los haberes, aunque en el fuero íntimo reconocen que, al haber sido avalada la reforma mediante una ley, la vía judicial no tendría chances de prosperar.

Deja tu comentario