LLEVÓ A SU PERRO A LA PELUQUERÍA, LE DEVOLVIERON OTRO Y LA...

LLEVÓ A SU PERRO A LA PELUQUERÍA, LE DEVOLVIERON OTRO Y LA FOTO SE VIRALIZÓ

0 1079

Tykesha Cherry llevó a su perro, Lucky, de 10 meses, a la peluquería canina cercana a su casa a la que suele ir. Ya es casi una rutina que se repite cada cierto tiempo, pero esta vez, al regresar notó a su mascota muy extraña. Tan raro era el comportamiento del animal que la mujer le sacó una foto y se la envió a su novio para que notara lo distinto que estaba.

Al ver la imagen, el hombre le pidió a la recepcionista de 31 años que le hiciera una videollamada para tratar de ver a su caniche maltés con algo más de detalles. Es que por lo general es muy afectuoso y en la foto que le había mandado parecía tan enojado.

Ambos estaban sorprendidos, su simpático amigo no se parecía en nada a este amargado perro. Ella trató de calmarlo y de conectarse con él, lo llamó repetidamente por su nombre: “Lucky”. Pero él no prestaba atención, a su vez notó algunas diferencias en el patrón de su pelaje y descubrió que sus patas rosadas generalmente suaves estaban “costrosas”. Se dio cuenta entonces de que no era su perro.

A la derecha su querido Lucky, a la izquierda el furioso perro equivocado. Foto: FacebookA la derecha su querido Lucky, a la izquierda el furioso perro equivocado. Foto: Facebook

En las redes sociales, la mujer contó la historia y mostró la imagen del perro equivocado, que lucía completamente furioso por estar con otra persona que no sea su verdadero dueño. Y en cuestión de unos minutos la divertida foto se volvió viral.

En su publicación la mujer explicó cómo fue el momento en el que fue a buscar a su mascota: “Fui a recoger a mi cachorro, entré y la señora del mostrador dijo: ‘Oh, ¿estás aquí por Bentley?‘. Le dije: ‘no, yo’. Estoy aquí por Lucky’. Mientras ella se alejaba para buscar al perro, yo estaba lidiando con el recibo. Miré hacia arriba y había un perro en mi cara”.

Cherry contó que fue todo muy rápido y que recién cuando subió al auto pudo tener unos minutos con el que creía era su querido Lucky: “No tuve la oportunidad de verlo bien, todo lo que vi fue blanco. Fui al auto y lo puse adentro. Se dio la vuelta y pensé ‘se ve tan diferente´”.

“Sin entender por qué Lucky estaba actuando de esa manera, llamé a mi novio para obtener una segunda opinión antes de irme para casa”, contó la mujer y explicó que, para asegurarse, realizó la videollamada con su pareja Quinn Young “y le mostré el perro”.

“Dijo ‘uh, se ve diferente’. Le dije a Quinn que estaba a punto de comenzar a conducir y él me respondió: ‘No lo hagas. Estoy empezando a pensar que no es Lucky”. De inmediato se pusieron a revisar al perro y fue entonces que descubrieron que no era el suyo: “Estaba mirando sus patas y sus orejas. Me di cuenta de que Lucky no tenía esa cosa rara alrededor de los ojos. Fue entonces cuando supe que este no era mi perro”.

Ya en casa, Lucky descansa feliz. Foto: Facebook

Tykesha corrió para devolver Bentley y recuperar a su simpático Lucky: “Salté directamente del auto y corrí de inmediato. Era la misma mujer que estaba en la puerta y dijo: ‘¡Hola, Bentley!’. Yo estaba como ‘este no es mi perro¿dónde está mi perro? ¿Dónde está mi cachorro?'”.

“Estaban impactados, todos estaban en estado de shock. Entiendo la confusión, ambos son blancos, pero pensé que tendrían etiquetas en la parte posterior o algo así. Definitivamente me sentí aliviada cuando me reuní con Lucky. Como si lo que sentía no estuviera mal con respecto a que se veía diferente”.

CLARÍN

Deja tu comentario