DOS PRESOS DE BOWER MURIERON POR COVID

DOS PRESOS DE BOWER MURIERON POR COVID

0 1077

Julio Almada Acuña, de 76 años, falleció el pasado lunes luego de contagiarse el virus Covid-19 en el establecimiento penitenciario Padre Luchese, de la localidad de Bouwer. El abogado que lo representaba, Nicolás Cerrito, aseguró que batalló durante casi un año para conseguir la prisión domiciliaria y que jamás lo consiguió pese a ser una persona mayor, tener enfermedades prevalentes y que el virus ingresó en el penal.

Almada Acuña murió en la madrugada del lunes luego de estar prácticamente una semana internado en la terapia intensiva del Hospital San Roque, a donde había sido derivado desde Bouwer donde se contagió de coronavirus y donde su cuadro se agravó considerablemente.

El interno fue condenado en 2019 a 15 años de prisión en la Cámara 12ª del Crimen de Córdoba por abuso sexual gravemente ultrajante y promoción a la corrupción de menores. Posteriormente se tramitó su encierro domiciliario, pero fue denegado porque una pericia psicológica aseguraba que no había logrado consciencia del daño ocasionado a la víctima.

El defensor comentó que casó esa sentencia del Juzgado de Ejecución Nº 1, hacia noviembre de 2019, pero nunca obtuvo respuesta del Tribunal Superior de Justicia (TSJ). Luego, con el inicio de la cuarentena ante la pandemia de coronavirus, en marzo pasado se realizó un nuevo pedido al juzgado, pero fue denegado.

También hubo dificultades con el domicilio donde proponía alojarse, porque tenía el inmueble tenía una suerte  de subdivisión en la que habitaba una menor. Cerrito indicó a La Voz que se propuso otro domicilio, pero también recibió un rechazo.

En agosto último, cuando se comprobó que el virus había ingresado a la cárcel de Bouwer, se insistió con ese requerimiento de prisión domiciliaria.

Sin embargo, el abogado expresa que sus recursos eran demorados porque se solicitaban pericias médicas y la respuesta seguía postergándose.

Finalmente, a pesar de la insistencia y de los trámites judiciales y penitenciarios, llegó el temido contagio en una persona de edad avanzada y con enfermedad prevalente, según sostuvo Cerrito. Al último pedido, el juez de Ejecución Facundo Moyano Centeno no terminó de resolverlo.

Además de haberse contagiado, el cuadro de Almada Acuña se agravó y debió ser trasladado al Hospital San Roque, a comienzos de la semana anterior. Allí recibió respiración asistida, pero no pudo revertirse el cuadro generado por el Covid.

Siempre según el abogado del interno fallecido, en el juzgado le respondieron que la afección que sufría Almada Acuña era una neumopatía y no precisamente coronavirus. Sin embargo, también aseguró que la hija del interno recibió un diagnóstico del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) que indicaba que la dolencia era coronavirus.

Este diario quiso conocer la postura del Juzgado de Ejecución Penal Nº 1, pero fue imposible a pesar de solicitar contacto con la oficina de Prensa del TSJ.

LA VOZ

MISMA CATEGORIA DE NOTICIAS

Deja tu comentario